Materiel termorregulador

La sociedad Gared s.r.o. ha obtenido la licencia para poder usar el material termorregulador patentado Outlast® y se ha convertido en el socio oficial de la sociedad Outlast Europe GmbH.

Outlast® Creado para el espacio

Materiál Outlast obrázek

Cuando el astronauta entra al espacio, se mueve a temperaturas extremas. Por lo tanto, la agencia NASA quería desarrollar un material que pudiera mantener la comodidad de los astronautas a temperaturas extremadamente altas y también extremandamente bajas. El desarrollo de este material fue lanzado en el ańo 1988 y se utilizó en escafandras espaciales a principios de la década de 1990. Debido a las excelentes propiedades del material Outlast®, su mantenimiento fácil, precio razonable y posibilidad de usarlo en todo tipo de un tejido, ha quedado claro pronto que el material Outlas® no se usaría solamente en los ecafandros de astronautas sino que su aplicación tendría el alto potencial de uso por ciudadanos comunes.

Materiál Outlast obrázek

Ya en el ańo 1991 la sociedad Outlast Technologies, LLC obtiene una patente para uso comercial de tecnología y busca sus aplicaciones. Resulta que el Outlast®funciona muy bien donde el cuerpo humano necesita hacer frente a los cambios de temperatura. Desde el ańo 1998, la primera ropa con la revolucionaria capa del material Outlast® está disponible en el mercado.


La sociedad Outlast Technologies, Inc. fue fundada en el ańo1990 y tiene su domicilio social en Boulder en el Estado de Colorado en los EE.UU. En Europa tiene su filial en Golden en Alemania y en Asia en Tokio en Japón. La tecnología Outlast® fue desarrollada inicialmente para las necesidades de la agencia NASA para proteger astronautas contra fluctuaciones de temperaturas. En el ańo 2003 esta tecnología obtuvo el prestigioso premio "Certified Space Technology™". Hoy en día la sociedad Outlast® tiene más de 96 patentes emitidas y 59 patentes pendientes para los materiales termorreguladores.

La sociedad es un fabricante líder en el campo de materiales termorreguladores que funcionan en el principio del cambio de estados (PCM). Ofrece muchas variantes de materiales que comprenden la tecnología inteligente Outlast® y coopera con más de 300 marcas en el campo de prendas de vestir, calzado y ropas de cama. Además de estas esferas tradicionales, la tecnología Outlast® se utiliza activamente en otras áreas: en la industria del embalaje y de muebles, en la industria militar, pero también en medicina y muchas otras áreas.

Cada producto con la tecnología Outlast® está sometido a pruebas durante la fabricación para que se asegure alto nivel de calidad y fiabilidad.

Outlast® Utiliza el cambio de estado

Materiál Outlast obrázek

El principio de Outlast® es inesperadamente sencillo:

¿Se recuerda el cambio de estado explicado en las clases de física? Cuando las sustancias pasan de un sólido al estado líquido, consumen calor y lo acumulan. Cuando cambian de un líquido al estado sólido, liberan calor. Asi funciona también el Outlast®. El tejido con una capa Outlast® en sus fibras comprende partículas microscópicas de sustancia que acumulan y absorban de forma óptima la temperatura o la liberan en función de exigencias de temperatura para el cuerpo humano. El material cambiando el estado de la materia está guardado dentro de cápsulas microscópicas que son muy resistentes – no licuan, se adaptan a los cambios de volumen del material interior y son resistentes a daños mecánicos resistiendo tambien al propio procesamiento y durante el uso posterior de la ropa.

Materiál Outlast obrázek

El Outlast® consta de bolitas microscópicas llamadas Thermocules®. Dentro de las Thermocules® , el ciclo de cambio de estado no cesa de ejecutarse. Nunca se agota como acumulador de calor. Estas bolitas se incorporan directamente en el tejido, forman parte de una capa especial de laminados de calzado o se aplican a una tela no tejida. El material Outlast® es completamente invisible a la primera vista, no cambia ni estructura, ni aparencia de los tejidos. Incluso, toda la ropa se puede lavar también en una lavadora. Y además el Outlast® se puede usar en cualquier parte – en el espacio, en Groenlandia, en Chequía, para práticamente cualquier propósito …también para chalecos anti-balas.

Ustede no debe sentir ni demasiado frío ni demasiado calor

Materiál Outlast obrázek

El Outlast® no tiene competencia en cuanto a la sensación del confort térmico ideal. Uno no tiene ni calor, ni frio. Simplemente, nada sobra.

El Outlast® equilibra los cambios de temperatura entre los ambientes interno y externo, entre la piel y la capa Outlast® creando así un microclima agradable. Debido a su capacidad de acumular repetidamente calor y luego liberarlo nuevamente, mantiene una temperatura estable en todo momento.


Usted quieren saber ¿qué sensación el Outlast® produce?

El Outlast® puede calentar y también enfriar. Depende de la temperatura de su cuerpo y de si necesita enfriarse o calentarse. Simple, ¿verdad?


¡Por eso el outlast® puede reducir la sudoración!

Mientras que la mayoría de los materiales que reducen el nivel de sudoración, funciona según el principio de la eliminación rápida y completa del sudor del cuerpo, Outlast®reduce directamente la formación de sudor. ¿Cómo es posible? Recordemos cómo el sudor surge. Sudamos cuando nuestro cerebro evalúa la situación y descubre que el cuerpo está demasiado caliente. Luego envía una seńal para que el cuerpo se enfríe. En ese momento, gotas de sudor van a aparecer en nuestro cuerpo. No obstante, el Outlast® evita esto – toma inmediatamente el calor del cuerpo y lo acumula en las cápsulas Thermocules®. El cerebro evaluando la situación descubre que la temperatura es aceptable y que no es necesario enfriar el cuerpo. Por eso ustedes sudan mucho menos.


OUTLAST®

Los cientificos de NASA han desarrollado el Outlast® como el material que es capaz de acumular y liberar el calor. Siendo usado en la industria textil, ayuda a crear el microclima estable entre la piel y el tejido.


THERMOCULES®

El Outlast® se ve bajo el microscopio como pequeńas bolitas que están dentro de las fibras de tejido. Es una sustancia que acumula el calor y cambia su estado de agregación. Para evitar fugas o evaporación, está recubierta con una capa que es lo suficientemente resistente como para soportar el uso y la propia producción de ropa.